¿CÓMO SABER SI ESTÁS EN UNA SECTA?

 
Definición de secta:
Sistema de creencias terrenales o espirituales, defendidas por un líder y sus seguidores, que te condicionan y te ligan, manteniéndote distraído de tu verdadera esencia, y dándole poder a estas ideas y al líder.

Ejemplos de sistemas de creencias:
- Ateísmo, capitalismo, comunismo, catolicismo, hinduismo, budismo, partidos políticos, sociedades secretas, cúpulas directivas, sistemas de terapias “alternativas”, grupos de amigos, familias, etc...
Cualquier grupo de gente unida por un objetivo y filosofía común puede convertirse en una secta, siempre que cumpla con lo que se expone a continuación.

Implantación de ideas:
El líder, la persona teóricamente más evolucionada e iluminada del grupo, predica y hace muchas cosas, pero en realidad, no es lo que se dice, sino lo que se transmite. Esto es muy importante de entender, ya que los embaucadores más evolucionados te captan diciendo algunas verdades que hace tiempo que deseabas oír, pero en realidad transmitiendo, por detrás, y al final por delante también, otros conceptos muy perjudiciales.

Ideas básicas que implantan las sectas:
-    Todos los que no tienen y aceptan nuestras ideas y conocimiento están equivocados. Nuestra misión es salvar a los buenos y combatir a los malos.

- Si tenemos este conocimiento tan elevado es por qué somos los elegidos para transmitirlos y para salvar a la humanidad.

- No hace falta que busques más, ni que crezcas más, ni que seas humilde y honesto contigo mismo, ni que practiques el autoconocimiento para ser mejor persona; tú ya tienes todas las herramientas.

- Si las cosas no te salen bien es por culpa de que no aplicas los conocimientos que el líder te ha enseñado, por tu tozudez y falta de humildad.

- Si no se cumplen las predicciones del líder es por que no has hecho lo que debías. La culpa siempre es tuya y de la gente “mundana” de tu entorno .

- Cualquier problema que tengas con una persona, si esta no es de nuestro grupo, no es culpa tuya, es del otro. Si tu pareja no es de nuestro grupo no te conviene, déjala (a no ser que esté forrada de pasta).

- Si el líder está enfermo o cansado es debido a que los discípulos no trabajan ni se esfuerzan lo suficiente, obligando al pobre líder a tener que sacrificarse más para cubrir el vacío que los discípulos no llenan.

- El líder te ha curado o alimentado. Cuando alguien te cura de algo físico, emocional o energético pasas a confiar casi ciegamente en esa persona. Lo mismo pasa si te hace conseguir bienes materiales. El poder del líder viene de que conoce algunas reglas materiales, espirituales y “mecánicas”, y las usa para atraer a los demás. Pero en realidad nunca te curará de verdad, y siempre te mantendrá sujeto a él. Además hay que tener en cuenta, que tener habilidades psíquicas no implica por fuerza ser buena persona.

- El líder dice que si tienes ahorros es por que vives con miedo y no confías en la vida. Hay que vivir al día invirtiendo el dinero continuamente. Tener un “cojín” es de cobardes.

- Al principio el líder y sus seguidores muestran una cara amable y sabia, pero al final, sale la verdadera cara y la mentira o equivocación. Cuando las cosas no encajan, entras en combate entre lo que sientes y lo que te has creído, pero como te han comido el coco cuesta mucho hacer caso a lo que se siente. Lo que se siente sale del corazón, y siempre es lo correcto.

- Para tomar decisiones en tu vida, consultas con el líder o algún discípulo avanzado, que en vez de ayudarte a tomarlas tú mismo, desde tu esencia, te dirá lo que debes hacer.
- Aunque no te apetece, te sientes obligado a ir a la fiesta de cumpleaños del líder o de su centro espiritual.

- El objetivo de la vida en la Tierra es salvarse, huir de esta, o todo lo contrario, vivir a tope.

- El líder te da miedo, pero el problema es tuyo, que no haces lo que debes hacer.

- Tus ideas se radicalizan, te enfadas con los demás por no ver lo que tú ves, te vuelves rígido y no disfrutas de las pequeñas cosas de la vida.

- En vez de ayudar y valorar a los demás, los combates.

Lo que la secta no quiere que entiendas:
- Tú eres el mejor capacitado para tomar las mejores decisiones en tu vida y saber que es lo que te conviene. Solo debes estar libre de influencias, y escuchar tu voz interior (lo que se siente).

-    Aquel que te ayude física, psíquica y espiritualmente no te condicionará y siempre te dejará libre. Además predicará con el ejemplo, que será real, no interpretado.

-    La vida en la Tierra es preciosa, se puede aprender, gozar y evolucionar muchísimo. El objetivo no es huir a otra dimensión más elevada, sino cambiar el mundo a mejor, día tras día, mediante nuestro propio cambio personal.

- Quien busca la luz, solo ve luz y oscuridad. Quién ya ha encontrado la luz, solo ve luz. (Que no hay que confundir con el estado ingenuo en el que no se ve el mal)

-    Los momentos duros y la maldad, son un estímulo necesario para nuestro aprendizaje y evolución hacia ser personas más equilibradas, savias y amorosas.

Conclusión:
La línea entre secta o no secta es muy fina y sutil, aunque cuando conoces la auténtica luz es clarísima.

Las personas debemos vivir en colectivo, compartir conocimiento y ayudarnos. Siempre habrá personas con un nivel evolutivo más elevado a la mayoría. A estos se los debe saber identificar, hay que saber separar el grano de la paja, diferenciar entre manipuladores y facilitadores.

El camino correcto es el del crecimiento personal, el del autoconocimiento, el de la superación y transformación diaria hacia ser personas más luminosas. Pero esto que es tan bonito, está lleno de “trampas”, que son un aprendizaje para encontrar nuestro auténtico centro interior y conectar con él.

 
Carles Gallego ©2012
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.